Los “irish” están muy locos (10 curiosidades sobre Dublín, 2° parte)

Aclaración: Quiero resaltar que , al referirme a “locos” lo hago por el shock cultural que se produce en los migrantes mientras nos adaptamos al estilo de vida y costumbres, mas no con afán ofensivo y que lo escrito en este post es mera perspectiva personal, por lo que se vale que los lectores que viven en Dublín compartan las suyas para darle una perspectiva más global a quienes no se encuentran en esta ciudad.

Ya venía siendo hora de la segunda parte. Pido una disculpa por el retraso, pero era necesario para quitarme un poco la perspectiva de “recién llegada” y por cuestiones laborales (ya en otro post habrá espacio para hablar de cómo trabajamos los migrantes mexicanos por acá).  En fin, no acabaría de contarles tantas curiosidades de esta ciudad, pero aquí les dejo las otras cinco restantes que seleccioné:

6.-El trébol y la suerte

Es usual que relacionemos Irlanda con duendes, con la Fiesta de San Patricio y con suerte y tréboles, pero ¿qué tienen que ver el uno con el otro?

Resulta, que San Patricio es conocido como el Santo Patrón de Irlanda al convertirse en el predicador del Evangelio en una época en la que este país se encontraba sometido a los druidas y para explicar lo que era la Santísima Trinidad utilizó un trébol ejemplificando que la Santísima Trinidad, al igual que el trébol, era una misma unidad, pero con tres personas diferentes. La primera hoja de trébol era el Padre, la segunda era el Hijo, y la tercera el Espíritu Santo. De esta manera es como el trébol de tres hojas es reconocido como símbolo de buena suerte.

¿Y los duendes? dice la leyenda que los druidas los convocaron para que hicieran bromas a los feligreses interrumpiendo las ceremonias y las oraciones. Por lo cual San Patricio los desterró.

Imagen

7.-Las puertas de color

Al recorrer las calles de Dublín es fácil distinguir un detalle que hace que la ciudad sea especial: el color de sus puertas. Las hay rojas, amarillas, verdes, azules. Y son las responsables de darle un toque especial a la arquitectura gregoriana que tanto distingue a esta ciudad.

Dicen por allí (porque aquí como en México también les encantan las leyendas y los mitos urbanos) que esto se debe a que un día un borracho, salió del pub y al llegar a su casa vio que su esposa le estaba poniendo el cuerno, o sea, estaba haciendo el amor con otro hombre, así que de la rabia, los mató. Al día siguiente, al ver lo que había hecho, se le quitó hasta la cruda, pues no solamente había matado a dos personas, sino que esas dos personas eran sus vecinos, por lo que desde ese entonces, los dublineses pintan sus puertas de diferente color para evitar confusiones. Y aunque esta historia no es oficial, tenía que contárselas pues es básica en los tours por la ciudad.

Imagen

8.-El reciclaje de basura

Un punto extra para Irlanda es que es un país que recicla la basura. Los que vivimos aquí debemos separar la orgánica de la inorgánica, revisar qué días pasará el camión por cada uno de los botes y pagar alrededor de 12 euros por mes (dependiendo de la compañía)  por el servicio.

Por otro lado, aquí las bolsas de plástico cuestan en los centros comerciales, así que lo mejor es llevar la clásica de tela o la mochila o, incluso la maleta, para hacer la despensa. Es común también que en farmacias y otros lugares te den bolsas de papel en lugar de las de plástico.

Imagen

9.-Transporte

A pesar de que a mi juicio personal, el transporte público es caro, pues tan solo la tarjeta de estudiante por 30 días de autobús está en 91.50 euros, aunque te puedes subir las veces que quieras por día y los días no necesariamente deben ser seguidos, hay que aceptar que es muy bueno. Cada autobús tiene su horario, se respetan los lugares para gente mayor, tienen rampas para personas con discapacidad y es básicamente de primer mundo.

El tren que conecta los suburbios (llamado “Dart”) y el metro (llamado Luas el cual no es subterráneo) también son excelentes. Y como es demasiado común andar en bicicleta, en cualquier lugar existen ciclovías.

Imagen

Imagen

Imagen

10.-Pagar por el Servicio Público de Difusión

Y la última curiosidad que para mí se llevaría el primer lugar y que, incluso dudé en decírselas (no vaya a ser que con tanto gasolinazo y tanta Reforma en México, Peña Nieto o los diputados me lean y se le ocurra reformar la Ley Federal de Radio y Televisión con un nuevo impuesto) es que los irlandeses tienen que pagar nada más y nada menos que 160 euros (sobre $2500)  al año por el Ireland´s National Public Service Broadcaster (Servicio Público Nacional de Difusión de Irlanda), lo que significa, en palabras más coloquiales que tienen que pagar por tener televisión y radio en su casa, más el servicio de cable si es que lo quieren.

Imagen

Antes de terminar, quiero agradecer la ayuda de Mark Kelly, mi housemate irlandés que, sin su ayuda, no hubiera podido saber algunos datos necesarios para este post.

Pau Ocáriz

Anuncios

2 comentarios en “Los “irish” están muy locos (10 curiosidades sobre Dublín, 2° parte)

  1. Pingback: St. Patrick y sus litros de cerveza | Paulina Ocariz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s