Dublín: la parte no tan buena de vivir tan lejos de casa

Hay quienes lo hicieron porque “si no era en ese momento, no sería nunca” (específicamente los casi treintañeros),  hay quienes  lo decidieron porque la situación laboral, económica o política en su país no es la mejor, hay otros que tenían el propósito de sanar un corazón roto muy lejos de casa y, a su vez vivir cosas nuevas y unos más que solo querían aprender inglés, viajar y conocer otras culturas. Sea cual sea la razón, me atrevería a decir que, entre esa cosquilla en la panza por la emoción y la ilusión de no nuevo, más de la mitad sintió dudas, nerviosismo y quizá, en algún momento, hasta temor debido a la incertidumbre de lo que se avecinaba, especialmente, a la hora de los momentos no tan agradables que, estando tan lejos de casa, te pegan mucho más, tal vez porque estar tan lejos de tu zona de confort, te hace más vulnerable.

Luego de más de un año de vivir en Dublín, Irlanda en el que he mejorado mi inglés, he viajado a otros lugares de Europa, he conocido gente maravillosa de todo el mundo, he tenido experiencias increíbles y he estado en las mejores fiestas, también es necesario decir que“no todo es miel sobre hojuelas” y que, tras las fotos y publicaciones de felicidad en facebook, como cualquier persona, también he tenido experiencias no tan buenas que, a pesar del trago amargo me han hecho resistente y persistente, me han hecho madurar. Mi top five a continuación:

#5 La borrachera más cara de mi vida

Y como suele ser costumbre los martes,  los estudiantes hacemos fila a más tardar 6.20 pm afuera de Dicey´s Garden para no pagar entrada y para aprovechar la promoción de todas (o casi todas) las bebidas a 2.50 euros y, como lo he comprobado, esté en el país que esté, siempre soy la fiestera del grupo,  un buen día ( ¿o debería decir un muy mal día?) que pronto se convertiría en la borrachera más cara de mi vida decidí gastarme 30 euros allí, algo que hasta la media noche no era tan descabellado. La fiesta iba genial hasta que entré al baño y mi Iphone de 360 euros   (6 mil pesos aproximadamente) que había comprado trabajando con mucho esfuerzo 15 días antes, calló a la taza. Al día siguiente, mi cruda moral era gigantescamente mayor a mi cruda física.

Lo que aprendí: A ser más responsable a la hora de tomar y a cuidar y valorar mi dinero y las cosas que tengo.

Tomada de cinismoilustrado.com

Tomada de cinismoilustrado.com

#4 La soledad

Recuerdo que, después de tres meses sin recibir uno solo, la primera persona que me dio un abrazo fue mi house mate belga al verme llorar inconsolablemente por sentirme homesick. Llegar sin conocer absolutamente a nadie, viniendo de un país en el que solemos reír mucho, tener muestras de cariño y terminar cualquier adjetivo con “ito” o “ita” con la finalidad de transmitir calidez, por ejemplo: mamita, sírveme poquito, está enfermito, ya merito, al ratito, ahorita.  Pero de pronto, darte cuenta que te tienes que adaptar a una nueva cultura, a un nuevo idioma, a nuevas reglas y a encontrar gente nueva en la cual confiar, no es tan sencillo y, al principio, cuando a necesitas abrazos, te sientes terriblemente mal o estás enferma(o) te las debes arreglar tú sola (o).

Lo que aprendí:

-A que siempre me tengo a mí misma.

– A valorar más las muestras de afecto con mi familia.

-A que los mexicanos solemos ser muy dramáticos y sentidos. Sin embargo, al mismo tiempo consideramos a la familia muy importante, por lo que a pesar del paso de los años, un abrazo de mamá y/o papá y sus sabias palabras siempre te harán sentir que no estás sola(o).

sola

#3 Un toque de humildad 

Y tras años de estudio en la escuela y de experiencia profesional haciendo lo que más me gusta y recibiendo una remuneración por ello, resulta que llegas a un país en donde no se habla español, en el cual te piden, prácticamente, ser europeo para poder trabajar tiempo completo  y en el que te piden años de experiencia y certificaciones  para ser ayudante de cocina o mesero.

Es una realidad que a la mayoría de los migrantes nos llega una bocanada de humildad, incluso para quienes no son ni arrogantes ni soberbios, pues, si quieres dinero, como diríamos en México “hay que chambearle” (hay que trabajarle) en un lugar (restaurante, hotel, pub, tienda de ropa call center) en el que quizá tu manager tiene 21 años.  Es más, para entenderlo mejor, tan simple como que aquí todos estamos en condiciones tan similares, pero en tu país pueden ser distintas que, quizá ese amigo que conociste en Dublín, si lo hubieses conocido en tu país de origen, no lo sería porque allá es elitista.

Lo que aprendí:

-La importancia de estar preparada profesionalmente y de ser competitiva.

-Hablar varios idiomas te abre las puertas al mundo.

-Nada es imposible si te lo propones.

-Es realmente necesario ser una mujer (hombre) preparada(o) en todos los sentidos: profesionalmente, así como saber cocinar, limpiar, saber un oficio.

Tomada de fundaciontelevisa.org

Tomada de fundaciontelevisa.org

#2 Cero y van tres

Increíble, pero cierto.  En mis 28 años de vida, jamás había buscado trabajo tantas veces como en todo este año en Irlanda. En Agosto del 2013 fui mesera en un restaurante japonés del cual me corrieron porque no entendí  que mi horario cambiaría y llegué a trabajar el día que, originalmente, y no el día que  me habían reasignado.

Después fui Au Pair (niñera), el trabajo más común para las migrantes hispanohablantes. Viví  en casa de una familia (un poco rara) en donde aprendí cómo viven los irlandeses y mi inglés mejoró muchísimo, pero solo duré tres meses, ya que los padres no me daban autoridad sobre los niños, tenían problemas  de depresión y, los dos “angelitos”, no resultaron serlo tanto. Por fortuna, encontré un trabajo que me gustaba más en una escuela de inglés, pero la familia nunca me pagó la última semana que trabajé para ellos.

Finalmente disfrutaba mi trabajo de recepcionista y de consejera estudiantil en una escuela con ambiente internacional y con gente de mi edad, hasta que la escuela comenzó a tener problemas por ser, en pocas palabras, “escuela patito”. En cuanto me di cuenta, avisé a los estudiantes que pude. Pero un día, la escuela amaneció cerrada y los dueños huyeron. De nueva cuenta, no me pagaron los últimos quince días (y la suma era mucho más elevada de lo que la familia irlandesa no me pagó).

Lo que aprendí:

– A levantarme, aunque el panorama no luzca tan alentador.

strong

#1 Niños maleducados

Siempre he sido una persona respetuosa y pacífica y, por la misma razón, pido lo mismo de los demás hacia mí. Quizá aquella vez me encontraba muy vulnerable o tal vez la educación que me dieron mis papás para dirigirme hacia los demás  fue muy diferente. Sin embargo,  cuando era au pair, “R”, uno de los niños que cuidaba, me dijo  con tono  agresivo tras haber escuchado un error que yo acababa de cometer al hablar (tipo” Gloria” de Modern Family):   ”If you don´t know how to speak properly in English, don´t speak!” (“¡si tú no sabes cómo hablar bien inglés, no hables!”), pero el colmo fue cuando, tras comentarle que su comentario no había sido muy educado de su parte, cinco minutos después, “C”, su hermana me dijo “you are alone here and you don´t have anybody who cares about you!” (“tú estás sola aquí y no tienes a nadie que te cuide”) . Y esa fue la gota que derramó el vaso (la familia manejaba un alto nivel de estrés en su dinámica y era muy rara). Obviamente, en mi interior pensé: “Paulina, son niños, no te lo tomes tan a pecho y no puedes ponerte a discutir con ellos, pues solo proyectan en su casa, sin embargo, debo confesar que lo que me dijo la niña, me dolió mucho en el momento. Ahora, me río.

Lo que aprendí:

-Mejoré muchísimo mi inglés, gracias a que me corregían (agresivamente, pero me ayudó)

-Si tienes una autoestima suficientemente fuerte, sabes que los comentarios hirientes de los demás no van a afectarte (mucho menos de unos niños).

-La responsabilidad que tenemos los adultos al educar a un niño es enorme, ellos absorben todo como esponjas.

niño malcriado

Suele pasar que, quienes nos ven de lejos nos imaginan teniendo vida de reyes y, aunque realmente la calidad de vida es muy buena de este lado del mundo, todo tiene un costo.

¿Cuáles han sido tus experiencias no tan buenas en Irlanda?

Pau Ocáriz

 

 

Anuncios

20 comentarios en “Dublín: la parte no tan buena de vivir tan lejos de casa

  1. Pauu éste sin duda se ha convertido en uno de mis favoritos! Aunq hiciste q se me hiciera un nudo en la garganta y me dieran ganas de ir hasta Irlanda nadamás a jalarle las orejas a esos niños! Jajaja te digo algo q me decía mi abuelita.. “a golpes crecen las heridas y se avivan los pend…s” jajaja parece insultante pero a veces tiene sentido! Como siempre gracias por compartirnos tu vida! Un abrazo enorme!!

      • hola pau un placer mira estuve viendo tus anécdotas y me ha dado la inspiración de intentarlo y viajar a irlanda soy de panamá pero quisiera saber si me puedes orientar ya que usted paso por eso la verdad tengo algo de recelo por que no se que tiempo me tome adquirir un trabajo y donde hospedarme y cosas como esa si esta en tu disponibilidad ayudarme a una orientación te lo agradecería y si no es mucho pedir. me puedes contactar en mi facebook buscarme como onhappyboy@hotmail.com o no se si la comunicación por whatsapp es posible mi ceularl es 507-67974800 cualquier cosa estaré pendiente y gracias por tu valioso tiempo

  2. Pau me senti muy identificada con varias cosas que bueno que saliste
    adelante despues de todo y te mantuviste fuerte que valiente eres, yo tambien
    llevo casi dos años en dublin y una que otra cosa similar me paso y sentia que era
    el fin del mundo por estar lejos de la familia y ahora veo que solo exageraba y he conocido
    personas increibles que me ayudaron mucho, Suerte en todo!

    • Justo como lo dices tú, Marimar, a veces por estar lejos de casa sientes que es el fin del mundo, pero míranos tan fuertes! Y yo creo que son mucho más las personas maravillosas que se hab atravesado en nuestro camino en este viaje. Espero todo siga hermoso!! Un abrazo.

  3. MUY BUENAS EXPERIENCIAS HAZ TENIDO EN TU ANO AQUI EN IRLANDA, YO TENGO ANO Y MEDIO Y GRACIAS A DIOS TMB E CONOCDO GENTE MUY BUENA, FUI AUPAIR TMB PERO GRACIAS A DIOS ME TOCO UNA EXELENTE FAMILIA ALA CUAL LA CONSIDERO MI FAMILIA AQUI, YO CONOCI EL AMOR DE MI VIDA AQUI Y DESPUES ME CASE, PERO NO TODO ES COLOR DE ROSA A VECES LA DIFERENCIA DE CULTURAS HIERE…POR EJEMPLO SIN DUDA NOSOTROS LOS MEXICANOS SOMOS MAS CARINOSOS Y CALIDOS… EN FIN ME GUSTO LEER TU POST!

    • Hola Brenda!! Te entiendo perfecto, yo tengo un novio de Bélgica y he pasado por ese choque cultural que comentas! Pero son experiencias que nos enriquecen más!! Gracias por leer el post!! Que todo vaya muy bien!

  4. Yo ya me canse de estar aqui, me estafaron, crei que tenia amigos y prefirieron gente recien conocida, llevo meses buscando trabajo y ni una entrevista he conseguido, todo el mundo es egoista y solo le importa que tengas dinero para sacartelo o cobrartelo todo. Lo unico que puedo decir es que vine a europa pero una decepcion total con la suerte que me toco y ya mi espiritu esta quebrado, suerte por ti

  5. Estuve en Dublín sólo tres meses y medio. Siempre había querido hacer esa experiencia del idioma los pros y los contra, en mi caso le di tantas vueltas para lanzarme pues me hechaba para atrás mi edad fuí con 42. Pero recomendable a todo el mundo eso si como tu bien dices se pasa mal, y yo les digo impresionante con lo bueno y malo lo que conlleva esta experiencia.Conoces a multidud a gente de diferentes culturas tu mente se abre a la cantidad de sentimientos y sensaciones que te invaden en tu mente………

  6. Hola Pau! Yo ahora mismo estoy en una familia como au pair, como tú decidí venirm un poco mayor, en mi caso 29, ya que en España las cosas no andan muy bien. Llevo un mes y la verdad es que la familia es supermaja, bastante atenta y los niños son un amor. De eso no puedo quejarme, pero eso si, ahora después de un mes me ha entrado el homesick, la morriña que decimos en españa, y me siento triste al estar lejos de mi familia y amigos, sobretodo sabiendo que mis mejores opciones laborales pasan por quedarme.
    Gracias por tu post, me ha gustado mucho y siempre ayuda ver a otra gente que ha pasado por lo mismo y ha podido con ello, por lo mismo o cosas peores como es tu caso.

    • ¡Hola Isaac!

      Te entiendo completamente y solo podría decirte que va a pasar el sentirte “homesick”, yo hasta la fecha tengo períodos en los que me siento de nuevo así, pero eso solo te va a hacer más fuerte. Siempre se puede, solo hay que confiar mucho en uno mismo y en tener siempre una buena actitud, pues al final, todo es aprendizaje. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s